Cómo saber si retengo líquidos

La retención de líquido se produce cuando el cuerpo almacena un exceso de líquido en los tejidos. Algunas mujeres pueden experimentar la retención de líquidos leve en los días o semanas antes del inicio de su ciclo menstrual. Las formas más severas de la retención de líquidos o edemas, se producen cuando el cuerpo es incapaz de eliminar el exceso de líquidos a través de la orina, o cuando el sistema linfático ya no está funcionando correctamente. Las personas obesas gravemente también pueden experimentar edemas en las extremidades como consecuencia del exceso de peso.

Cómo saber si retengo líquidos

Mide tu cintura

Lo primero que debes hacer es medir tu cintura en la parte más pequeña, por lo general en o justo por encima del ombligo. Si eres una mujer, debido a tu período, tu cintura puede hincharse. La inflamación puede ocurrir en cualquier momento, desde unos cuantos días a unas cuantas semanas antes de la menstruación y desaparecer un día o dos después del comienzo del período, de acuerdo con la Clínica Mayo.

Presiona tu antebrazo

Presiona con el pulgar tu antebrazo y retira tu mano. Si tienes un edema, el pulgar dejará una impresión o abolladura en tu piel durante varios segundos después de que hayas retirado la mano.

Revisa la inflamación de tu cara, manos y pies

Debes estar pendiente de la hinchazón o inflamación que se produce en la cara, las manos y/o pies. La piel puede aparecer brillante y puede sentirse hinchada o estirada si estás reteniendo líquidos.

Consejos

  • Consulta a tu médico si experimentas dificultad para respirar, ritmo cardíaco irregular o dificultad para orinar.
  • Consulta a tu médico si experimentas un aumento de peso repentino.
  • Evita comer alimentos altos en sodio, lo que puede provocar la retención de líquidos.
  • Si tienes frecuentes episodios de retención de líquidos, más allá de los cambios hormonales mensuales, consúltalo con tu médico.
  • Eleva los pies para estimular el flujo sanguíneo y linfático y aliviar la hinchazón. Toma paseos frecuentes o ponte de pie para mejorar la circulación.