Cómo saber si soy celíaco

A continuación te mostramos 9 señales que pueden indicar que eres celíaco:

  • 1. Te pasas la mitad de tu día en el baño y la otra mitad de asegurándote de que estás cerca de un cuarto de baño.
  • 2. Tienes la barriga inflamada.
  • 3. Después de comer te sientes muy cansado.
  • 4. Bebes la mitad de cervezas que tus amigos, pero sin embargo, te sientes doblemente resacoso por la mañana.
  • 5. Siempre empiezas frases y no consigues acabarlas.
  • 6. Parece que te haya picado la mosca del sueño, aunque no hayas visto ninguna en toda tu vida.
  • 7. Has sido mal diagnosticado con síndrome de intestino irritable, la enfermedad de Chrohn, anemia y una úlcera y todo por el mismo médico.
  • 8. Comes más que nunca, pero la gente siempre te está preguntando si has perdido peso.
  • 9. Echas más siestas que un niño de dos años.
Cómo saber si soy celíaco

Si te vas a hacer las pruebas para saber si eres celíaco, debes seguir comiendo gluten hasta que todas las pruebas se hayan completado.

Puedes tener una (o más) razones para solicitar las pruebas de la enfermedad celíaca. Tal vez sufres de síntomas de la enfermedad celíaca, que pueden ir desde la diarrea y pérdida de peso a problemas neurológicos y aumento de peso.

Puedes tener un familiar cercano que fue diagnosticado con la enfermedad celíaca, y has aprendido que las directrices recomiendan las pruebas de la enfermedad celíaca para los familiares, ya que la condición es de naturaleza genética.

O, puedes sufrir de una o más condiciones autoinmunes relacionadas, como el síndrome de Sjögren o la psoriasis. Los estudios han demostrado que la enfermedad celíaca es más común en personas con estas condiciones.

Independientemente de tus razones para querer seguir un diagnóstico de la enfermedad celíaca, las pruebas para la enfermedad celíaca es un proceso bastante largo que implica análisis de sangre y, en definitiva, un procedimiento conocido como una endoscopia, que se utiliza para examinar directamente el intestino delgado. En el mejor de los casos, tendrás la respuesta en un plazo de unos días o una semana, pero el proceso de diagnóstico puede llevar mucho más tiempo en algunas zonas, especialmente donde los gastroenterólogos (especialistas en el sistema digestivo) son escasos.

Pruebas de la enfermedad celíaca

Las pruebas de la enfermedad celíaca buscan la reacción corporal al gluten, una proteína que se encuentra en los granos de trigo, cebada y centeno. En las personas con la afección, comer alimentos con gluten (que se produce en casi todas las comidas en una dieta estándar que contiene gluten) produce lo que se llama una reacción autoinmune, en la cual los glóbulos blancos que combaten las enfermedades de tu cuerpo atacan por error a algunos de su propio tejido.

Las diferentes enfermedades autoinmunes causan diferentes tipos de daño en el cuerpo. En el caso de la enfermedad celíaca, los glóbulos blancos atacan el revestimiento del intestino delgado, causando lo que se conoce como atrofia de las vellosidades. En última instancia, esto puede destruir el revestimiento del intestino, lo que significa que sería incapaz de absorber los nutrientes de los alimentos.

¿Qué es la enfermedad celíaca?

Dado que las pruebas para la enfermedad celíaca están buscando específicamente detectar signos de este pequeño daño intestinal, debes estar comiendo gluten para que los resultados de las pruebas sean exactos. Si no estás comiendo gluten o no comes lo suficiente, es posible que las pruebas den resultados negativos, incluso si tienes la enfermedad celíaca. Por lo tanto, debes seguir una dieta normal, con los alimentos que contienen gluten, varias veces al día, hasta que se completen todas las pruebas.

Si ya te has pasado a la dieta sin gluten, es posible que desees considerar lo que se llama un "desafío de gluten", en el que debes comer una cantidad de gluten durante un cierto período de tiempo, y luego debes someterte a las pruebas para la enfermedad celíaca.

Pruebas de sangre

En la mayoría de los casos, los análisis de sangre de la enfermedad celíaca serán el primer paso hacia el diagnóstico. Existen cinco exámenes de sangre utilizados para detectar la enfermedad celíaca, y por lo general son utilizados en conjunto, ya que ninguna prueba por sí sola proporciona todas las respuestas.

Si tu cuerpo está experimentando una reacción autoinmune al gluten, una o más pruebas de sangre muy probablemente darán resultados positivos, lo que indica la necesidad de realizar más pruebas para ver si realmente tienes la enfermedad celíaca.

Sin embargo, es posible que puedas obtener resultados negativos de las pruebas de sangre y aún así tener la enfermedad celíaca. Algunas personas tienen muy poca cantidad de un anticuerpo particular (una condición llamada deficiencia de IgA), y requieren diferentes pruebas de sangre para detectar la enfermedad celíaca. En algunos otros casos, los resultados de las pruebas de sangre simplemente no reflejan la cantidad presente de daño intestinal.

Por lo tanto, si los análisis de sangre son negativos, pero tus síntomas e historial clínico familiar siguen indicando una fuerte posibilidad de seas celíaco, debes hablar con tu médico sobre una prueba adicional.

Endoscopia y biopsia intestinal

Si los análisis de sangre son positivos o si son negativos, pero tanto tu médico como tú, estáis de acuerdo en la necesidad de realizar más pruebas, el siguiente paso es un procedimiento conocido como endoscopia.

En una endoscopia, un instrumento con una pequeña cámara adjunta se enrosca en la garganta para que el médico pueda observar directamente el revestimiento del intestino delgado, para ver si existe atrofia de las vellosidades. En algunos casos (pero no todos), el daño de la enfermedad celíaca puede ser visto inmediatamente durante este procedimiento.

Sin embargo, para confirmar el diagnóstico, el cirujano también usará el instrumento para tomar pequeñas muestras de tu intestino. Debido a que los daños causados ​​por la enfermedad celíaca pueden ser irregulares, el cirujano debe tomar por lo menos de cuatro a seis muestras. Estas muestras luego se examinan bajo un microscopio por un patólogo (un médico que diagnostica la enfermedad mediante el examen de los tejidos) para determinar si tus intestinos están dañados. Si el patólogo ve el daño, se te diagnosticará la enfermedad celíaca.

Pruebas para saber si eres celíaco

La pieza final del rompecabezas es tu reacción a la dieta libre de gluten, si tus síntomas empiezan a mejorar una vez que sigues una dieta sin gluten, se acaba de confirmar tu diagnóstico.

Algunos centros médicos también están utilizando la cápsula endoscópica, en la que se ingiere una píldora con una pequeña cámara, para la detección de la enfermedad celíaca. Sin embargo, la cápsula endoscópica no permite al cirujano tomar muestras de tu intestino, y puede no ser tan precisa en la identificación de daños como la endoscopia tradicional.

También es posible tener análisis de sangre positivos, pero una biopsia negativa. Esto se conoce como "la enfermedad celiaca latente". Si este es el caso, tu médico deberá recomendar endoscopias repetidas regulares, ya que la mayoría de las personas con enfermedad celiaca latente en última instancia, desarrollarán daño intestinal en toda regla. También puedes discutir la posibilidad de seguir una dieta libre de gluten como parte de la prueba, para ver si los síntomas desaparecen.

Dermatitis herpetiforme

Hay una forma de confirmar el diagnóstico de enfermedad celíaca sin la necesidad de someterte a una endoscopia y biopsia intestinal. Si tienes dolorosas ampollas que te pican en la piel y además los análisis de sangre han dado resultados positivos, estás oficialmente diagnosticado con la enfermedad celíaca, así que no son necesarias más pruebas. Estas ampollas se llaman dermatitis herpetiforme. Los estudios han demostrado que casi todas las personas con dermatitis herpetiforme, (que, como la enfermedad celíaca, es causada por una reacción autoinmune al gluten) también tienen daño intestinal por la ingestión de gluten.

Sin embargo, para obtener un diagnóstico estándar de la dermatitis herpetiforme, tendrás que someterte a una biopsia de piel. Esta biopsia busca depósitos de anticuerpos anti-gluten debajo de la piel.

Pruebas genéticas

En algunos casos, tu médico puede recomendarte pruebas genéticas para la enfermedad celíaca. Las pruebas genéticas comprueban si posees uno de los dos genes principales que predisponen a la enfermedad celíaca. Si no tienes uno de estos dos genes principales, las probabilidades de que tengas la enfermedad celíaca son muy escasas, a pesar de ello, hay algunos celíacos que no portan el gen.

La prueba genética para la enfermedad celíaca es una prueba en la que puedes someterte sin importar si estás siguiendo una dieta con o sin gluten, ya que la prueba busca una predisposición genética a la enfermedad, no a los anticuerpos que indican un caso activo de la enfermedad celíaca.