Cómo saber si tienes depresión

¿Cómo sabes si estás deprimido? ¿Has oído hablar mucho acerca de la depresión, pero no estás seguro si la tienes? Puede ser muy sutil y afectar a tu salud, sin que te des cuenta. La depresión puede manifestarse de muchas maneras.

Cómo saber si tienes depresión

Da miedo pensar que uno puede estar depresivo, incluso si no tienes antecedentes familiares, no te "sientes triste" o no sientes que tienes una "razón" para estar deprimido. Pero no te preocupes, es mucho más común de lo que piensas y si sientes que tienes una depresión, puedes extender la mano y pedir ayuda. Con un poco de objetividad y orientación, puedes averiguar si tienes los síntomas de la depresión y a tu manera sentirte mejor.

A continuación te ofrecemos una serie de preguntas que pueden incluir o no, los síntomas que estás experimentando. Por favor, hazte las siguientes preguntas y si tu respuesta es "sí", entonces deberías hablar con un consejero o persona de confianza acerca de tu vida. Es posible que te sorprendas al saber que sabrán a qué atenerse.

Instrucciones

1. Todo se está convirtiendo en una tarea. ¿Te encuentras pensando que todo es una tarea? ¿Incluyendo el levantarte del sofá para poner ese plato en la cocina? ¿Te sorprendes al darte cuenta que cada vez te cuesta más hacer hasta las tareas más sencillas? Esto podría ser una señal de que tu nivel de energía se está agotando. Si también piensas que las tareas diarias simples y rutinarias son "un montón de trabajo", es un signo común de la depresión.

2. Pérdida, estrés y cambios. ¿Has experimentado una pérdida últimamente, grande o pequeña, como una relación, pérdida de movilidad, la muerte de alguién, un diagnóstico, un cambio de puesto de trabajo o una situación personal? Ten en cuenta incluso que los cambios positivos en tu vida, como el matrimonio y el éxito laboral, pueden provocar sentimientos de depresión. No deben durar más de unas pocas semanas a un mes, pero si lo hacen, consulta con un profesional médico o consejero.

3. Dormir y despertar. ¿Experimentas pesadillas, especialmente que estás atrapado y no tienes dónde ir? ¿Tienes sueños perturbadores, experimentas dificultad para conciliar o mantenerlo? ¿Te mueves mucho en la cama? ¿Cambias continuamente de postura porque no puedes dormirte? ¿Te sientes inquieto durante el día o te sientes agotado y exhausto al despertar? ¿Duermes demasiado y pones excusas por tener sueño? ¿Tienes problemas para levantarte de la cama más de algunos pocos días a la semana? Aunque puedes no "sentirte" deprimido, esto puede ser una señal de depresión o bien que estás a punto de entrar en ella.

4. Cambios en los hábitos alimenticios. ¿Sientes que estás comiendo demasiado o demasiado poco? ¿Te das a la comida para aliviar tu dolor? ¿Has cambiado tus hábitos alimenticios de forma espectacular? ¿Has ganado o perdido peso en un período relativamente corto de tiempo? ¿Has perdido casi por completo el apetito? ¿Tienes dificultad para comer en general?.

5. La vida cotidiana y el cuidado de ti mismo. ¿Cómo está tu nivel de actividad diaria? ¿Todavía sigues duchándote y arreglándote cada día? ¿Has dejado de usar maquillaje, lavar la ropa con regularidad, afeitarte, comprarte ropa nueva o peinar tu cabello, aunque nada te lo impide?

6. Cambios físicos y enfermedad. ¿Ha habido algún cambio físico en tu vida, tales como cirugías, enfermedades de la tiroides, diferentes medicamentos, embarazo, has tenido un bebé (incluso si ya has tenido otros), un cambio vital, como la menopausia o has llegado a la mediana edad o a la edad avanzada? Todo esto puede contribuir a la depresión o ser una de las causas. Busca tratamiento lo antes posible para que todo vuelva a la normalidad.

7. Actividades, pasatiempos e intereses. ¿Has perdido interés en las actividades y pasatiempos que te solían apasionar? O, ¿te es imposible hacer el ejercicio que hacías normalmente? Incluso, ¿dar un paseo te resulta difícil, aunque el clima y el tiempo te lo permitan? ¿Has abandonado la actividad? ¿Te cuesta llevar a cabo tus obligaciones y te excusas diciendo que estás "enfermo"? ¿Las personas de tu entorno te comentan que te ven menos? ¿Ha bajado el rendimiento de tu trabajo? ¿Notas algo diferente en ti?

8. Sentimientos, soledad y apoyo. ¿Te has aislado de tu familia, parientes, amigos e incluso de tus hijos? ¿Has dejado de entretenerte o has comenzado a declinar invitaciones sin razón? ¿Estás siempre desando estar solo? ¿No quieres tener a nadie cerca, te sientes enfadado cuando no estás solo? O, tal vez ¿Te sientes solo, aunque estés rodeado de familiares, amigos y otras formas de apoyo en tu vida? Si estás deprimido puedes sentirte solo entre una multitud o rodeado de la gente que conoces.

Cómo saber si estoy depresivo

9. ¿Es este el final del camino? ¿Estás pensando en la muerte o deseando que te lleve con ella? ¿Estás pensando que eres mala compañía para los demás y que estarán mejor sin ti? Éste es quizás el indicador más serio y revelador de la depresión y debes hablar con alguien de confianza o un profesional de inmediato.

Consejos y advertencias

  • No tienes que avergonzarte por estar deprimido, así que no tienes que ocultarlo. El primer paso para curarte y ser la persona de siempre es reconocerlo y buscar ayuda profesional.
  • Hay muchas formas de tratamiento en el caso de que no tengas seguro médico.
  • No siempre tienes que pensar que la única salida a tu estado actual es la medicación.
  • La depresión nunca es tu culpa ni tampoco significa que seas una persona "defectuosa", incluso si es hereditaria.
  • Reconocer la depresión es el primer paso para poder tratarla.
  • Si sospechas que estás deprimido, probablemente lo estás. Consúltalo con un médico o consejero si los síntomas no mejoran pasadas unas pocas semanas. No trates de "ir por libre" en tu tratamiento.
  • Este artículo no pretende sustituir el consejo médico o ser considerado un tratamiento médico. Por favor, busca ayuda de un profesional en salud mental y/o médico.