Cómo saber si un billete es falso

Lamentablemente, en más o menos medida, en todos los países del mundo corren billetes falsos. Hay veces que las personas que los dan no son conscientes de que son falsos, otras veces sí que lo son.

Cómo saber si un billete es falso

Si te encuentras con un billete falso, lo reconoces y lo llevas al banco, éste se lo quedará y lo destruirá. Tú te habrás quedado sin tu billete. Por lo tanto, lo mejor que puedes hacer, es comprobar cada uno de los billetes que recibes de otras personas. Para no encontrarte nunca en esta situación. A continuación te vamos a dar una serie de pasos que puedes seguir para descubrir fácilmente si el billete que te dan es bueno o es falso. Una vez tengas por la mano todos estos pasos, será muy sencillo.

El primer paso que debes seguir cuando recibes un billete de otra persona es compararlo con otro billete que sepas que es bueno. Cuando tocas un billete falso y un billete bueno, normalmente encontrarás una diferencia en la textura. Los billetes falsos, los suelen fabricar con papeles de menos calidad. Es posible que el tacto pueda confundirte, porque también a veces utilizan dos tipos de papeles en el mismo billete. A veces los falsificadores separan un billete bueno y utilizan una de las partes para fabricar un billete falso. Por lo tanto debes tocar ambos lados. Si notas cualquier diferencia en la textura en uno de los dos lados, es posible que el billete que te estén dando sea falso. Nunca aceptes un billete que te parezca falso.

El siguiente paso que debes seguir, es comparar el color. Al igual que la calidad del papel, los falsificadores normalmente utilizan una pintura o tinta de calidad inferior a la que se utilizan en los billetes reales. Tanto si notas un tono más fuerte porque tenían la tinta demasiado alta, como si notas un todo mucho más claro, puede ser una señal de que el billete es falso. Al utilizar una tinta de menor calidad, los billetes falsos se descoloran antes que los billetes buenos. Como ya te hemos comentado, no aceptes un billete que tenga un tono sospechoso.

Lo siguiente que vamos a mirar son las figuras que aparecen en el billete. Es normal que pienses que no las tienes memorizadas, pero no es así. Has visto muchos billetes y sabes cómo son, al menos tu mente lo sabe. Por lo tanto, si cuando te dan un billete saltan tus alarmas y notas que algo no encaja, revísalo bien. Tu mente te está diciendo que el billete puede ser falso. Es posible que necesites un billete bueno para averiguar qué es lo que no encaja.

El siguiente paso que debemos seguir es mirar la letra pequeña. En la mayoría de los billetes del mundo hay escrita una letra pequeña que casi no se puede leer sin la ayuda de una lupa y por lo tanto, es difícilmente falsificable. Si con la ayuda de una lupa no puedes leer la letra pequeña porque está borrosa o porque no se entiende lo que dice o los símbolos no tienen sentido, el billete es falso.

Atento a las marcas metálicas. En la mayoría de billetes hay franjas metálicas o marcas que brillan. Comprueba que estas marcas no son pegatinas o autoadhesivos que han pegado en el billete. En muchas ocasiones, las franjas centrales metálicas, llevan escritas la denominación de origen del banco que ha fabricado los billetes. Debemos fijarnos bien en esto porque también aparece la cantidad de dinero que representa. Muchos falsificadores, lavan billetes de importes inferiores y utilizan ese mismo papel para imprimir billetes de importes superiores. Al comprobar la franja metálica, podremos ver el importe real del billete. Las marcas que cambian de color en un billete según la luz que le dé se llaman hologramas. Es muy difícil falsificar los hologramas de los billetes. Pero no imposible. Así que debes estar atento a éstos. Para averiguar si el holograma es real, tan sólo debes cambiar la posición del billete para que la luz refleje en él. Si la marca cambia de color, es posible que el billete sea verdadero. Si la marca no cambia de color, es posible que sea una simple fotocopia.

En muchos billetes, hay marcas rugosas para que los invidentes puedan identificarlos. Los billetes mexicanos y los euros, son ejemplos de billetes con marcas rugosas. Al pasar la uña sobre estas marcas, notarás el cambio de textura. Es difícil de conseguir este matiz en los billetes falsos. En algunos billetes del mundo, las letras y los números son los que tienen un relieve. Los fabricantes de billetes verdaderos y legales utilizan más tinta en las letras y números para darles un mayor grosor. Evidentemente, esto es muy difícil de conseguir para los falsificadores de billetes, pero no imposible.

Cómo saber si un billete es verdadero

Para realizar tu comprobación, también puedes utilizar algunos aparatos externos. Uno de ellos podría ser una linterna de luz negra. Seguramente las habrás visto en algunas tiendas o en los propios bancos. Esta linterna te permite ver marcas en el billete, que tus propios ojos no te permiten ver. Estas marcas son difíciles de falsificar. Por lo tanto, si tu billete no tiene ninguna o casi ninguna de estas marcas, el billete es muy posible que sea falso. Otro elemento que podemos utilizar es un bolígrafo especial. Seguramente habrás visto que en la mayoría de establecimientos, el cajero o cajera utiliza un bolígrafo para marcar el billete. Si el billete no se marca, el billete seguramente es legal. Si al pintar el billete, aparece una marca, el billete es falso.

Si los billetes de tu país son de polímero, busca una marca transparente. Otra opción para verificar que un billete de polímero es verdadero, es mojarlo. Los billetes de polímero no están hechos de papel y por lo tanto no absorberán el agua.

Como ya hemos comentado, la mayoría de personas que dan billetes falsos, no son conscientes de ello. Si tú te cercionas de que una persona te ha dado un billete falso, amablemente pídele que te lo cambie. Explícale tus razones. Lo más seguro, es que la persona se avergüence por su ignorancia y se enrabie consigo mismo por haber perdido ese dinero. Pero si eres educado, lo más seguro es que te lo cambie sin problemas.

Debes tener especial cuidado, cuando te dan una gran cantidad de billetes o cuando es de noche o en el establecimiento que te dan el dinero no hay suficiente luz. La falta de luz puede dificultarte la comprobación correcta de los colores, los hologramas y las marcas metálicas.